...
Mitigando el contracargo en tu negocio

Mitigando el contracargo en tu negocio

Los procesos de facturación, a menudo, no son infalibles y pueden estar sujetos a imprevistos durante su emisión o al recibirlos. Los contracargos bancarios representan una de estas complicaciones, siendo una herramienta útil para el consumidor, pero a menudo problemática para las empresas.

Entendiendo el contracargo bancario


El contracargo, denominado también como chargeback, emerge como un desafío principal para negocios que optan por facturaciones a través de domiciliaciones o tarjetas. Esta herramienta se presenta como un blindaje para el cliente, permitiéndole cuestionar un cargo y pedir su reversión bajo ciertas circunstancias. En efecto, para la empresa significa retornar una cantidad previamente facturada.

Este proceso se desencadena cuando el consumidor refuta un cargo ya procesado entre su banco y el del proveedor. Las razones detrás de la solicitud de contracargo pueden variar, como: 

Inconsistencia entre el cargo y la compra original. 

• Detección de un cargo fraudulento. 

Diferencias entre el producto/servicio recibido y el pactado.

Más allá de ser una salvaguarda contra el fraude de tarjetas, el contracargo garantiza la protección del consumidor en transacciones, otorgando el derecho de recuperación de fondos.

¿Qué es el chargeback o contracargos bancarios?

Diferenciando contracargo de reembolso


Es esencial distinguir entre el contracargo y un simple reembolso. Mientras el contracargo implica la reversión de un cargo debido a irregularidades, el reembolso se basa en decisiones del cliente.

¿Qué comprendemos por reembolso?


A diferencia del contracargo, el reembolso es la restitución de fondos tras una compra que, por diversas razones, el cliente elige cancelar. Para este proceso, se toman en cuenta las políticas de devolución que las empresas deben disponer.

Estas directrices proporcionan confianza al cliente, sabiendo que puede pedir un reembolso si el producto o servicio no satisface sus expectativas. Las empresas, a su vez, deben atender estas peticiones según lo establecido en sus políticas de retorno. Es crucial respetar los plazos prometidos para mantener una reputación positiva, especialmente en situaciones de devoluciones y restituciones.

Navegando por el proceso de contracargo con Tadosi

¿En qué situaciones surge un contracargo bancario?


Un contracargo puede ser originado tanto por transacciones con tarjetas como por domiciliaciones bancarias. Si el titular de una cuenta no identifica un cargo efectuado, tiene la opción de iniciar un proceso de contracargo con su entidad financiera. Una vez activado, la entidad encargada del cobro emprende las gestiones para reembolsar al cliente.

La justificación para la reversión del pago es esencial, y estos contracargos pueden surgir tanto en transacciones recurrentes como puntuales. Sorprendentemente, muchas instituciones permiten estos procesos, otorgando a los clientes hasta 13 meses para devolver un recibo y, en casos de cargos fraudulentos, el mismo periodo aplica. Las transacciones con tarjetas, por su parte, tienen un límite de 30 días para solicitar un contracargo.

Categorizando los contracargos bancarios


A diferencia de los reembolsos, los contracargos surgen cuando: 

Fraude: Se detecta una operación con datos de una tarjeta extraviada o robada. 

Duplicidad: Se identifica un cobro repetido por un mismo servicio o producto. 

Desacuerdo del producto: El producto recibido no concuerda con lo pactado o presenta deficiencias. 

Error transaccional: Aunque raro, pueden existir errores en pagos de servicios o productos digitales. 

Reembolso no procesado: Una compra anulada no fue reembolsada adecuadamente, impulsando al cliente a buscar la devolución a través del contracargo.

Tipos de chargeback o contracarogos bancarios

Pasos para solicitar un contracargo


El contracargo es común en pagos domiciliados, pero también aplica a pagos con tarjeta. El titular debe estar atento a posibles cargos no autorizados o situaciones previamente mencionadas. Al identificar una anomalía, debe ponerse en contacto con su entidad financiera para gestionar el contracargo. Posteriormente, la entidad examinará la operación cuestionada y contactará al banco del vendedor para cancelar la transacción y reembolsar al cliente.

Repercusiones de los contracargos en empresas


A simple vista, el contracargo podría parecer una preocupación para las empresas. Sin embargo, es un sistema crucial para asegurar transacciones confiables en e-commerce, especialmente en compras online con tarjetas. Para los consumidores, es tranquilizador saber que cuentan con esta protección, sobre todo en tiendas virtuales poco familiares. Sin embargo, una alta tasa de contracargos, causada quizás por fallos en la autenticación, podría deteriorar la confianza del cliente y reducir sus futuras compras. 

Para las empresas, esto representa no solo una pérdida financiera sino también un desafío, pues aunque se brinda confianza al cliente, también se enfrentan a obstáculos en sus operaciones. Si no se logra un acuerdo entre cliente y vendedor, el contracargo emerge como una solución, aunque no siempre es la más adecuada debido a sus costos y el posible impacto en la reputación de la empresa.

Impacto del chargeback o contracargos bancarios en los negocios

La inversión detrás del contracargo bancario


No solo se invierte tiempo y recursos humanos en gestionar contracargos, sino que también conlleva un desembolso económico para la empresa. El monto podría oscilar entre 3 y 8 euros por operación, y este valor fluctúa según la entidad financiera encargada. Además, el proceso no culmina siempre con la cancelación y reembolso de un pago. A menudo, es necesario reemitir el cobro correctamente, con sus respectivos gastos adicionales.

Estrategias para minimizar los contracargos en tu empresa


A pesar de que los contracargos pueden ser impulsados por decisiones de los clientes y parezcan difíciles de controlar, existen tácticas para reducir su impacto. Una herramienta de gestión de cobros eficiente puede ser esencial para detectar y prevenir transacciones fraudulentas o inexactas. A continuación, te presentamos algunas prácticas efectivas: 

Integrar el nombre comercial en todas las transacciones facilitará a los clientes el reconocimiento de los cargos en sus estados de cuenta. 

Adherirse a las normas de seguridad y autenticación que detectan acciones sospechosas y exigen la verificación del comprador. 

Monitorizar los pagos y sus reversiones para prevenir duplicados y optimizar la eficiencia. 

Prestar servicios de calidad disuade a los compradores de revocar sus adquisiciones. 

• Establecer canales de comunicación efectivos con la clientela. 

• Proporcionar un recibo detallado post-compra, resaltando los datos empresariales y el desglose del pago.

Explorando alternativas al contracargo


A pesar de que anteriormente se ofrecieron estrategias para enfrentar contracargos en empresas que utilizan domiciliaciones bancarias, la solución más viable podría ser cambiar el método de pago. Las transacciones con tarjeta emergen como la opción ideal para cobros recurrentes, minimizando la posibilidad de contracargos. Si bien las devoluciones varían según las políticas de cada empresa, los pagos con tarjeta garantizan la inexistencia de contracargos, evitando costes adicionales.


Afrontar contracargos es una eventualidad en el mundo empresarial, pero la prevención y mitigación temprana pueden ser decisivas. Mientras que los contracargos ofrecen seguridad y flexibilidad para los clientes, también representan un desafío para las empresas. Por lo tanto, priorizar ventas exitosas y mantener un enfoque proactivo son esenciales para reducir el impacto de esta herramienta financiera doblemente afilada.

Explorando alternativas al contracargo


Respuestas a dudas sobre contracargos y gestiones bancarias en Tadosi

Definiendo el contracargo: ¿En qué consiste y cómo opera?

El contracargo, a menudo denominado retroceso bancario, se refiere al proceso donde se anula una transacción ejecutada vía tarjeta, ya sea de crédito o débito. Este fenómeno sucede cuando un consumidor cuestiona una deducción de su cuenta y requiere la restitución de fondos en un lapso no mayor a 13 semanas. El banco procede entonces a cancelar la transacción y retorna el capital al cliente, descontando la suma equivalente de la cuenta del receptor.

Motivaciones habituales detrás de un contracargo: ¿Por qué ocurren?

Existen variadas causas que pueden desencadenar un contracargo. Entre las más frecuentes se encuentran la ausencia de entrega de un producto o servicio, ítems dañados o en mal estado, débitos no autorizados o sospechosos, inconvenientes durante la ejecución de la transacción (como deducciones duplicadas o cifras erradas) y descontento del cliente respecto a la calidad o gestión de su orden.

¿Cómo actuar ante un contracargo que considero infundado?

Ante la percepción de un contracargo sin fundamentos, es vital actuar con prontitud y ofrecer evidencia robusta que justifique la legitimidad del débito. Es crucial conservar toda la información relacionada con la operación, archivar cualquier interacción con el cliente y presentar todos los datos solicitados a la entidad bancaria en el intervalo señalado. En ciertas circunstancias, dialogar directamente con el consumidor puede allanar el camino para un arreglo amigable.

Estrategias recomendadas para la administración óptima de contracargos 

Afinar la gestión de contracargos implica mantener un registro exhaustivo de cada operación, cultivar un vínculo positivo con la clientela y ofrecer un soporte al cliente de alta calidad. Además, es imperativo adherirse a las directrices y normativas de seguridad pertinentes y garantizar que el equipo esté bien preparado para abordar discrepancias y contracargos. Si la incidencia de contracargos es significativa, valora la incorporación de alternativas de cobro que posean tasas de contracargo inferiores al estándar bancario.

¿Problemas para cobrar tus pagos recurrentes con el Banco?

Cobro de recibos o por tarjeta fácil, visual y automático. Recibe el dinero más rápido.

Contáctanos
Categorias

Tadosi

¿Listo para empezar a cobrar en automático y sin preocupaciones?

Cobros puntuales o recurrentes con tarjeta o domiciliación bancaria en una misma plataforma.

Mandato SEPA

Recibe el Mandato SEPA, directamente en tu email

Suscribirte a nuestra Newsletter y recibir automáticamente el Mandato SEPA en PDF y Word.

Responsable del tratamiento: Yulend Europe S.L.. Finalidad: Ofrecer la información solicitada del mandato y suscripción a la newsletter. Base jurídica del tratamiento: Ejecución del contrato. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos a terceros. Derechos: Para conocer cómo ejercitar tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación y portabilidad, pulse aquí